Amor Tardío

 


El día 1 de febrero de 2006, dos ancianos de la residencia de Clapiers de más de noventa años cada uno, contrajeron matrimonio.

Las edades de ambos suman 190 años y el alcalde Clapiers fue el encargado de conmemorar la ceremonia de la boda. El domingo se celebró la correspondiente fiesta por el rito protestante que ambos comparten.

El hombre relató su historia de amor de la siguiente manera:

-Ella me vino a pedir que le arreglara el triturador de ajos y yo a cambio le pedí un beso.-

Los ancianos aseguraron que la boda fue una alegría para el asilo, donde casi siempre reciben malas noticias.


Mucho se habla de atracción, química, belleza, simpatía, o lo que sea que haga saltar la chispa para que llegue el amor.

Aquí he puesto una noticia sobre un amor a edades avanzadas. Un amor muy poco comprendido por los jóvenes, incluso ridiculizado por parte de la sociedad. No se comprende que el amor va mutando desde una atracción fulgurante de la carne, del querer estar con la persona amada, de querer formar una familia, de sentirse útil para otra persona, de saber que alguien te quiere, y ciento de cosas más, a un sereno caminar cogidos del brazo, con los bolsillos llenos de pastillas, con miedo a caerse, pero aferrándose a esa persona que está contigo, porque quizás es la única persona que todavía le interesas y te interesa.

La vida actual está llena de prisas, obligaciones, no hay tiempo para nada, no se puede perder el tiempo en ir a ver a los abuelos, pero algunos afortunados, a pesar de su edad, tienen a alguien que sigue a su lado.

Siento una profunda satisfacción, cuando los veo caminando, o sentados en un parque. Cuando sé que llevan muchos años casados, que a pesar de mil y un problemas, de los errores cometidos por cada uno de ellos, nada ha podido con su unión. Atraviesan con su lento caminar por las ruinas de miles de parejas y matrimonios, que a las primeras de cambio, por la intransigencia, por la soberbia, o por satisfacer un capricho pasajero, fueron corriendo a los abogados para separarse y deshacer sus familias.

¡Benditos seáis los que a pesar de todo y de todos, seguís juntos y enamorados hasta que la muerte os separe!


Comentario: Poncio Emiliano.


Volver al menú del Baúl

Volver a menú principal

Ir a la portada de la web