Auguste Rodin (París, 1840-Meudon, Francia, 1917). Escultor francés. Fue alumno de Jean-Baptiste Carpeaux en la Escuela de Artes Decorativas y de Antoine-Louis Barye en el Museo de Historia Natural, dos escultores a los que admiró y en quienes se inspiró en cierta medida. Por sus modestos orígenes, se vio obligado a ganarse la vida como ayudante de decoración, compaginando el trabajo profesional con su dedicación a la escultura.

En 1881 consiguió triunfar, con su Juan Bautista Predicando. Más tarde hizo una de sus obras maestras, El Pensador.


En el mes de marzo de 2012,  me encontré en la Plaza de Santo Domingo de Murcia,  con una exposición pública de unas obras de Rodin. Siempre me había fascinado la imagen del Pensador, en esa postura de reposo, con la cabeza apoyada en su mano y en total concentración.

Tomé una cámara, e hice varias fotografías, unas por la mañana y otras por la noche. Saqué las fotos nocturnas, con la iluminación de la calle y unos focos que pusieron, dando así una visión tridimensional de las obras expuestas.

A continuación, una muestra de su obra.


 

El Pensador.

Rodin, ha plasmado a la perfección, el momento de la absoluta concentración. Desconozco sus pensamientos, si corresponden a una profunda reflexión, o para encontrar la solución de sus problemas.

 


 

 

El Pensador.

 

 


 

 

Jean d´Aire.

Aquí tenemos a Jean d´Aire. Otra obra de Rodin. Al hombre se le ve enfadado. Puños cerrados. Cuerpo en tensión. ¿Qué le estaría ocurriendo?

 


 

 

Jean d´Aire.

En este detalle de su rostro, está claro que está de mal humor, sus razones tendrá.

 


 

 

Jean d´Aire.

Tomado desde otro ángulo, su rostro se le ve más crispado. Pero también, su mirada "ida", como si él estuviera presente, pero con su mente ausente.

 


 

 

Pierre de Wissant.

 


 

 

Pierre de Wissant.

Este caballero está retorcido y moralmente deshecho. Dura imagen la de esta obra.

 


 

 

Jacques de Wissant.

 


 

 

El Pensador.

 


 

El Pensador - Detalle lateral.

 


 

 

El Pensador.

La noche lo envuelve todo, pero El Pensador sigue intentando llegar a una conclusión. Le deseo que alguna vez la encuentre. No es fácil, cuando son problemas graves, o no sabes que camino se tiene que tomar en algunos momentos de la vida.

 

 


 

             

 


Fotografías:  Poncio Emiliano


Volver a menú principal

Ir a la portada de la web