El Pisito. La "historia interminable".

SOLO  240.404,85 EUROS

Nota: Con la incesante subida de los precios de la vivienda, tendría que estar todos los días actualizando los que he puesto en la presente página. Dejo al lector la puesta al día, y si se asusta al conocerlos, le queda el consuelo de que somos muchos los que no tenemos dinero ni para la bañera.


Primera parte.

Los principios de la "Burbuja Inmobiliaria".

2001, escribí entonces...

Por todos sitios proliferan los anuncios de maravillosas oportunidades para adquirir una vivienda en propiedad, sueño de muchos, y cada vez al alcance de menos bolsillos. ¡Pero como puedo decir esto! Claro, no había caído que hay toda una vida por delante, y si se coge el tema desde joven, pues quizás haya tiempo a terminarlo de pagar antes de que pase una generación.

Un día, cuando estaba comiendo, vi la noticia siguiente: Se alquila un piso en Madrid de 12 m. cuadrados, céntrico y por la "asequible" suma de 75.000 Ptas. (450,76 E) Eso sí, decían que poseía todas las comodidades, cama, una mini cocina,  y aire acondicionado, para que haga la vivienda más acogedora.

Hagamos una representación gráfica para hacernos a la idea, y teniendo en cuenta que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Si señor, los factores de la coyuntura llevan sin remisión a reducir el tamaño para ir adaptándolo al bolsillo medio del futuro comprador. Pero el caso es que nadie dice nada, se quejan de lo difícil que es su adquisición, pero se soporta con un estoicismo digno del mayor elogio, como si fuera la inclemencia del tiempo que se aguanta hasta que este mejore. Pero no, eso es un error, porque bajar nunca bajan, o se estabilizan, o suben.

¡Hay que animarse, que los intereses están bajos! ¡Que alegría! Pues estupendo, si te ahorras intereses y tienes que pagar mucho más por el incremento del precio de la construcción, el negocio es "redondo" para el comprador.

Hay que ilusionarse, porque vas a poder montar tu "nidito de amor" o vas a disfrutar de las maravillas de "Cala Puñetas". Pero la realidad es que estás sujeto inexorablemente a pagar o te quedas sin "pisito", y esto por un buen montón de años, en que traspasas gran parte le lo ganado por el trabajo al derecho de poder dormir bajo techo cuando vienes hecho cisco.

Si encima se tiene la necesidad urgente de vivienda, pues siempre se puede recurrir al alquiler. Buscar una oportunidad de 12 metros cuadrados, y ¡A vivir que son dos días!

¿Pero que efecto tendrá para las  nuevas generaciones el vivir en espacios tan reducidos? Creo que se está preparando la futura clientela de psicólogos y psiquiatras. No es difícil de imaginar que al pago del alquiler o plazo de la vivienda, habrá que unir las facturas de estos eminentes profesionales. Si se vive solo,  se va a terminar como se dice vulgarmente, "como una cabra", porque cuando  se tenga que estar en casa, desde donde te pongas la verás completa. Y si se está viviendo en pareja, pues será un problema, ya que se verán continuamente y la intimidad personal se reducirá a "0". Me imagino "un enfadillo" y que no se quieran ver la cara, o se va uno a la calle, o se sale al balcón,  si es que existe ese elemento de "lujo" en el hogar. O sea, que otros grupos de profesionales podrán participar, los consejeros y abogados.

Otra noticia que he visto con posterioridad, es que determinada persona presunta de un delito económico, tenía que estar molesta de pasar de una buena casa a una celda de 11 metros cuadrados. Bueno, pues esta celda la paga el Estado pero el piso lo paga cada uno, que es distinto ¿no? Y además, se tiene que estar contento.

Parecerá exagerado lo que digo, pero poco a poco nos vamos acercando a los japoneses, con la diferencia de que ellos son muchísimos más, están en unas islas pequeñas, y además son eso, japoneses.

En Japón los apartamentos son tan pequeños que no hay intimidad. Cuando hay familia y la pareja tiene que expresar su sexualidad de una forma normal, no en el "silencio de los susurros", no les queda mas remedio que irse a un hotel o donde puedan para darse el "gusto".

Otro caso chocante para nuestra cultura, son los hoteles que tienen en vez de habitaciones un sin fin de cápsulas parecidas a los nichos de los cementerios, eso sí, con televisión, aire acondicionado, sonido estéreo y mini frigorífico, todo eso en el espacio donde cabe una cama.

Antes, era un campo estéril, hoy unos micro apartamentos de ensueño. Además, dado a su mínimo espacio, no gastará un euro en mobiliario y no se frustrará por no poder comprar caprichos por falta de dinero, sencillamente, no le entrarían en su hogar ni empujando.

Bueno, voy a terminar, porque me han dicho que hay una "ganga" de 8 metros cuadrados por 65.000 Ptas.(390,66 E) y no vaya ser que se me adelante alguien. Lo que no sé, es si podré entrar, pero no hay problema, antes de ir, me mediré.


Segunda parte.

Época de bonanza para algunos y de hipotecas  para muchos.

Seguí escribiendo...

Cuando nació esta página, lo de comprar una vivienda no estaba tan "crudo" como en la etapa de bonanza y expansión de la construcción. En ella, los precios suben...suben y suben a un ritmo acelerado. Para remediarlo, la Administración crea el "Piso Joven", o sea, crea las condiciones favorables para que los menores de 35 años puedan adquirir una vivienda y pagarla en 35 años. Es magnífico, puede ser que no tengan pareja, o que no les dure toda la vida si la tienen, pero tendrán algo que es una unión más fuerte, una hipoteca que estará siempre a su lado "hasta que la muerte los separe". ¿Será una nueva forma de amor? Pienso que si una señora o señor de 48 años se separa y queda en la calle, o queda sin casa, por muerte del familiar con quien vivían y porque se la llevan los herederos. ¿Cual va a ser su futuro?¿Se van a crear también facilidades para maduros y mayores?¿O se considera que ha esas edades pueden estar durmiendo en un portal? Creo que ante problema  tan importante que afecta a todos, se necesitan soluciones imaginativas y serias. No se puede cambiar la necesidad vital de estar bajo un techo por vivir atado de por vida y con el bolsillo vacío, que también tiene que sobrar algo para lo demás. ¿No?


Tercera parte.

Locura colectiva y reventón de la burbuja en 2009.

Lo de conseguir una vivienda en alquiler o propiedad, siempre ha estado complicado para aquellos que obtienen el dinero “con el sudor de su frente”, o sea, trabajando horas y más horas para dedicar parte de sus esfuerzos a tener un sitio para poder descansar antes de volver a trabajar.

Pero nunca había visto a  las instituciones, empresas y ciudadanos, lanzados a la locura colectiva de la especulación a través del ladrillo. Si apartamos al grupo que he descrito con anterioridad, que son aquellos que necesitan una vivienda para poder tener su hogar, el resto, parecían ir a la carrera para ser los primeros en “exprimir el limón” que tenían en sus manos.

La Administración, no sólo, no movió un dedo para reglamentar u organizar el tema de la construcción, si no, que lo alentó, ya que creaba empleo y llenaba sus arcas vía impuestos.  La Administración del Estado, la Autonómica y la Municipal,  se lucraban. Bancales, pedregales y la zona de tierra que fuera, se reconvertían como suelo urbano. Los Ayuntamientos concedían permisos de obras, y se construían viviendas y urbanizaciones, a diestro y siniestro. Dejo aparte, los sin escrúpulos, que metían mano en el "cazo".

Se dedicaron a construir, no solo empresas del ramo, si no tenderos, transportistas y de cualquier profesión. El sueño de enriquecerse en poco tiempo, era como una droga que se apoderaba de los mortales.

El empleo se desbordó. Algunos profesionales de la construcción, eran fichados y cobraban espléndidos sueldos, que ya quisieran muchos de los que se habían desgastado los codos para tener una carrera o ganar una oposición.

Paseando, me cruzaba a personas de todas las edades, cuya conversación era la compra y venta de pisos, duplex y similares. Decían, por ejemplo: -pues el vecino del quinto, ha vendido el piso en 50 millones, cinco más que el del tercero el mes pasado. Las subidas eran continuas. Algunos que disponían de dinero, pagaban la entrada de varios pisos, también a algunos, no les dio tiempo a venderlos, y “se han divertido mucho” después. 

Las viviendas y terrenos, pasaban de unas manos a otras desde que se ponía la primera piedra, hasta que se terminaban. El dinero negro circulaba como en “un tío vivo”. Y la Administración, quieta, silenciosa, de vez en cuando un escándalo, y la rueda seguía girando.

Las Entidades Financieras, contentísimas. Una parejita, iba a ver una casa. Les gustaba y le pedía 60 millones. Ni en dos vidas la podrían pagar. Pero para eso están las hipotecas. Se plantaban en la Entidad, y no le daban 60 millones, si no, 70, ya que eran jóvenes y tenían “toda una vida para vivir como esclavos”, así podrían atender otros gastos necesarios.

Al mismo tiempo, se gestaba una crisis financiera a nivel global. Empezaba por algunas “Entidades Financieras de USA", varias quebraron a pesar de que tenían un "gran prestigio", que se dedicaron a negociar con “prestamos basura”, sí, de esos que no se cobran “ni de coña”, que empaquetados en lotes con otros más serios, se los vendían a Entidades Financieras del Mundo, en una trampa total. En resumen, un tinglado de “muchas narices”.

Aquí se junta la crisis mundial y la explosión de la burbuja inmobiliaria. Todo se paraliza. Las Entidades tienen miles de viviendas, porque no les han pagado sus clientes las hipotecas. Hay hermosos agujeros. Todo el mundo se pone nervioso. Miles de Inmobiliarias que aparecieron para forrarse, desaparecen.  Millones de trabajadores, no tienen un ladrillo, cable, tubería, etc. que poner. Y las Administraciones, esperan “que el gran milagro ocurra” y termine la crisis que había sido negada tercamente, siendo evidente su existencia.

La Banca está con problemas, y es ayudada, "pobrecillos". Las Cajas están refundiéndose. Y se les está inyectando dinero. ¿De quien es ese dinero? No me quiero responder, que quiero tener un buen día. Los préstamos se dan con “cuenta gotas”, y el que no tiene dinero, no puede acceder a la vivienda, ni a “na de na”.

Para postre, como hay crisis mundial, se pide a la población sacrificios. ¿Y quien habla de la mala gestión? ¿De la falta de orden y concierto por parte de la Administración?...

Recuerdo el comienzo de la letra de aquel viejo tango... "Silencio en la noche. Ya todo está en calma. El músculo duerme. La ambición descansa", pues no, ni de noche descansaba la ambición. "Nadie tiene culpa de nada", ha sido como un "gran botellón" con borrachera de ilusión de forrarse de billetes, una locura de muchos, sin un médico que les tratase. Después, ha llegado la "gran resaca". Ahora la crisis financiera y la del ladrillo puede que la paguen algo los que participaron en ella, pero la están pagando muchos que no colaboraron en su existencia. Lo de siempre.


Texto: Poncio Emiliano

Ir al Pedregal

Volver a menú principal

Ir a la portada de la web