Este apartado está dedicado a la poesía, sobre todo a la de amor, 

y a la que exprese los sentimientos más profundos del ser humano.

Leer lentamente y saborearlas.

Se ha dedicado una página en exclusiva para Alfonsina Storni,

 podéis acceder a ella con un enlace  situado en la parte inferior.

AMOR CALLADO

Miguel A. Peguero

Amor callado, que jamás se queja;
amor que, en la discreta madrugada,
sólo acierta a poner, junto a tu reja,
la ilusión de una estrofa perfumada.

Amor de un alma taciturna y vieja;
amor que es como música olvidada,
que tiene azul resignación de oveja,
que lo da todo y no pide nada.

Amor es eso, amar como te amo,
sin medir tu desdén, sin que un reclamo
haga que el alma de esperanza estalle.

Amor sin arrebatos y sin ruido,
que espera que tu hogar esté dormido
para pasar entonces por tu calle.

SED DE TI....

Pablo Neruda


Sed de ti me acosa en las noches hambrientas.
Trémula mano roja que hasta su vida se alza.
Ebria de sed, loca sed, sed de selva en sequía.
Sed de metal ardiendo, sed de raíces ávidas......

Por eso eres la sed y lo que ha de saciarla.
Cómo poder no amarte si he de amarte por eso.
Si ésa es la amarra cómo poder cortarla, cómo.
Cómo si hasta mis huesos tienen sed de tus huesos.
Sed de ti, guirnalda atroz y dulce.
Sed de ti que en las noches me muerde como un perro.
Los ojos tienen sed, para qué están tus ojos.

La boca tiene sed, para qué están tus besos.
El alma está incendiada de estas brasas que te aman.
El cuerpo incendio vivo que ha de quemar tu cuerpo.
De sed. Sed infinita. Sed que busca tu sed.
Y en ella se aniquila como el agua en el fuego.

COMO HAN DE SER TUS OJOS

León Felipe

Mujer... no tendré un beso de niño para ti

ni de viejo, ni de sátiro....

cuando vengas no besaré tus mejillas

ni tu frente, ni tus labios.

 

Pondré mi boca en  los pliegues

recogidos de tus párpados

y beberé el agua clara

que suba a tus ojos claros.

 

Trae unos ojos azules, mujer,

trae unos ojos azules, de un azul tranquilo y claro

que tengo sed....

sed de peregrino cansado

de muchas jornadas duras

por caminos solitarios

y quiero

llevar mis labios

al agua clara y tranquila

de un remanso que refleje

un cielo tranquilo y claro.

 

CULTIVO UNA ROSA BLANCA...

 José Martí

Cultivo una rosa blanca,

en julio como en enero,

para el amigo sincero

que me da su mano franca.  

 

Y para el cruel que me arranca

el corazón con que vivo.

cardo ni ortiga cultivo;

cultivo la rosa blanca.

 

 

SOLEDAD

Francisco Guaycaypuru Pardo

 

¿A qué tan dulces horas

traer al corazón , Leonor altiva,

si el sol de esas auroras

ya pasó como lumbre fugitiva?

  

 

Callada está la ola

del blando río, el aura no despierta,

y mi alma está sola,

y la tuya, Leonor, la tuya, muerta.

 

Mira el bosque, sombrío,

mustio el ciprés, fatídica la nube,

y tu suspiro frío,

como esa niebla que del lago sube.

  

 

De tanto amor abrigo,

allí está-¿no la ves?-seca, la palma

que fue mudo testigo

del amor de tu alma y de mi alma.

  

 

¡Iris de mil colores,

que espléndido brillaste una mañana!

Te fuiste con sus flores

y entre sus orlas de zafiro y grana.

 

Todo sobre la ola

pasó, del tiempo, con tu amor y el mío,

y mi alma está sola,

y está, sin ti, mi corazón vacío.

 

“AL QUE, INGRATO, ME DEJA, BUSCO AMANTE....”

Sor Juana Inés de la Cruz

 

 Al que, ingrato, me deja, busco amante;

al que amante me sigue, dejo, ingrata;

constante adoro a quien mi amor maltrata,

maltrato a quien mi amor busca constante.  

 

 

  Al que trato de amor hallo  diamante,

y soy diamante al que de amor me trata,

triunfante quiero ver al que me mata

y mato al que me quiere ver triunfante.  

 

  Si a éste pago, padece mi deseo;

si ruego a aquél, mi pundonor enojo;

de entrambos modos infeliz me veo.  

 

 

Pero yo, por mejor partido, escojo,

de quien no quiero, ser violento empleo,

que de quien no me quiere, vil despojo.

 

 

NO HAS SENTIDO EN LA NOCHE...

 

Gustavo Adolfo Bécquer

 

¿No has sentido en la noche,

cuando reina la sombra,

una voz apagada que canta

y una inmensa tristeza que llora?

 

¿No sentiste en tu oído de virgen

las silentes y trágicas notas

que mis dedos de muerto arrancaban 

a la lira rota?

 

¿No sentiste una lágrima mía

deslizarse en tu boca,

ni sentiste mi mano de nieve

estrechar a la tuya de rosa?

 

¿No viste entre sueños

por el aire vagar una sombra,

ni sintieron tus labios un beso

que estalló misterioso en la alcoba?

 

Pues yo juro por ti, vida mía,

que te vi entre mis brazos, miedosa;

que sentí tu aliento de jazmín y nardo

y tu boca pegada a mi boca.

 

 

RIMAS

Gustavo Adolfo Bécquer

 

Por una mirada, un mundo.

Por una sonrisa, un cielo.

Por un beso..., ¡yo no sé

qué te daría por un beso!

   

 

“¿Qué es poesía?”, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul

“¿Qué es poesía?¿Y tu me lo preguntas?

Poesía......eres tú.”  

   

 

Hoy la tierra y los cielos me sonríen;

hoy llega al fondo de mi alma el sol;

hoy la he visto.., la he visto y me ha mirado...

¡Hoy creo en Dios!

   

 

Los suspiros son aire y van al aire.

Las lágrimas son agua y van al mar.

Dime, mujer: cuando un amor se olvida,

¿sabes tú donde va?

 

 

DOS ROJAS LENGUAS DE FUEGO...

 

Gustavo Adolfo Bécquer

 

Dos rojas lenguas de fuego

que a un mismo tronco enlazadas

se aproximan, y al besarse

forman una sola llama.

 

Dos notas que del laúd

a un tiempo la mano arranca,

y en el espacio se encuentran

y armoniosas se abrazan.

 

Dos olas que vienen juntas

a morir sobre una playa

y que al romper se coronan

con un penacho de plata.

 

Dos jirones de vapor

que del lago se levantan,

y al reunirse en el cielo

forman una nube blanca.

 

Dos ideas que al par brotan,

dos besos que a un tiempo estallan,

dos ecos que se confunden,

eso son nuestras dos almas.

 

 

METAMORFOSIS

Luis G. Urbina

Era un cautivo beso enamorado

de una mano de nieve, que tenía

la apariencia de un lirio desmayado

y el palpitar de un ave en la agonía.

 

Y sucedió que un día

aquella mano suave

de palidez de cirio,

de languidez de lirio,

de palpitar de ave,

se acercó tanto a la prisión del beso,

que ya no pudo más el pobre preso

y se escapó; mas, con voluble giro

huyó la mano hasta el confín lejano,

y el beso que volaba tras la mano,

rompiendo el aire, se volvió suspiro.

 

 

VENGO OTRA VEZ A TI..

 

Facundo Recalde

 

Con paso tardo, caminando a tientas

vengo otra vez a ti porque me mientas

un poquito de amor,

que me conforte en la suprema marcha,

antes que nieve sobre mí la escarcha

de un hondo desaliento abrumador.

 

Yo no puedo vivir sin un afecto

que alumbre y guíe mi camino recto

con un dulce fulgor;

por eso, con la angustia de un sollozo,

torno a tu lado, trémulo y lloroso,

a repetirte mi canción de amor.

 

 

AMOR 

 

Joaquín Dicenta

 

El amor es la vida, y la vida es amor;

engendra la locura y abre paso al delirio;

purgatorio de goces y cielo de martirio;

su dolor es tan fuerte, que su dicha es dolor.

 

Va abriendo paraísos y cerrando ataúdes;

con puñales y flores hace ramos dorados...

Es el mayor pecado de todos los pecados,

y la virtud más grande de todas las virtudes.

 

El amor es el perfume, y el néctar, y es veneno;

es camino de rosas y es camino de cieno;

es un rayo de luna besando un corazón...

 

Es débil como un niño, como un Hércules fuerte;

el amor es la flecha que nos causa la muerte

y tiene el privilegio de la resurrección

 

 

 

MADRIGAL

 

Gutierre de Cetina

 

Ojos claros , serenos,

si de un dulce mirar sois alabados,

¿por qué, si miráis, miráis airados?

Si cuanto más piadosos

más bellos parecéis a aquel que os mira,

no me miréis con ira,

porque no parezcáis menos hermosos.

¡Ay, tormentos rabiosos!

Ojos claros , serenos,

ya que así me miráis, miradme al menos.

 

 

 

ANOCHE CUANDO DORMIA....

 

Antonio Machado

 

Anoche cuando dormía,

soñé, ¡bendita ilusión!,

que una fontana fluía

dentro de mi corazón.

Di, ¿por qué acequia escondida,

agua, vienes hacia mí

manantial de nueva vida

en donde nunca bebí?

 

Anoche cuando dormía,

soñé ¡bendita ilusión!,

que una colmena tenía

dentro de mi corazón;  

y las doradas abejas

iban fabricando en él,

con las amarguras viejas

blanda cera y dulce miel.

 

Anoche, cuando dormía,

soñé, ¡bendita ilusión!,

que un ardiente sol lucía

dentro de mi corazón.

Era ardiente porque daba

colores de rojo hogar,

y era sol porque alumbraba

y porque hacía llorar...

 

Anoche cuando dormía

soñé, ¡bendita ilusión!,

que era Dios lo que tenía

dentro de mi corazón.

 

 

DIME

 

Jorge Luis Borges

 

 

Dime por favor donde estás,

en que rincón puedo no verte,

dónde puedo dormir sin recordarte

y dónde recordar sin que me duela.

 

Dime por favor dónde pueda caminar

sin ver tus huellas,

dónde puedo correr sin recordarte

y dónde descansar con mi tristeza.

 

Dime por favor cuál es el cielo

que no tiene el calor de tu mirada

y cuál es el sol que tiene luz tan sólo

y no la sensación de que me llamas.

 

Dime por favor cuál es el rincón

en el que no dejaste tu presencia.

Dime por favor cual es el hueco de mi almohada

que no tiene escondidos tus recuerdos.

 

Dime por favor cuál es la noche

en que no vendrás para velar mis sueños...

Que no puedo vivir porque te extraño

y no puedo morir porque te quiero.

 

 

 

Ir a página de Alfonsina Storni

Volver a menú principal

Ir a la portada de la web