El Tiempo

 


Hay una antigua y bella canción, El Reloj, cuya letra dice: 

Reloj, no marques las horas
por que voy a enloquecer,
ella se ira para siempre
cuando amanezca otra vez.

No mas, nos queda esta noche
para vivir nuestro amor,
y tu tic tac me recuerda
su irremediable dolor.

Reloj detén tu camino
por que mi vida se apaga,
ella es la estrella que alumbra mi ser
yo sin su amor no soy nada.

Detén el tiempo en tus manos
haz de esta noche perpetua,
para que nunca se vaya de mi
para que nunca amanezca. 

Esta hermosa canción, relata de forma precisa, la agonía de un enamorado que tiene muy poco tiempo para estar con su amada, ya que se irá para siempre.

El tiempo es único. Aunque tirásemos el reloj a la basura, la salida y puesta de sol, nos irían marcando los períodos, nos gustase o no, estuviésemos felices o lo contrario. Por supuesto, queremos que lo bueno dure. Imaginemos una noche preciosa, un rincón con buena mesa junto al mar, mientras esa persona que quieres está junto a ti y suena una música que llega al alma. No querrías que estos momentos acabasen. No querrías pensar que hay que terminar, porque mañana hay que ir a trabajar y romper el encanto.

Pero la gente se va, las luces se apagan, sales a la playa, y por mucho que te empeñes, el "borde" del amanecer empieza a llegar, los ojos se te cierran, el sueño te vence, y al final, esa magia se diluye y queda lo de siempre. Sólo son instantes, los que perduran en nuestros recuerdos.

Respecto a los momentos malos, parecen eternos, pero tampoco lo son. Por ello, olvidemos que el sol salga y se oculta. Busquemos esos instantes por los que merece la pena vivir, ya que la rutina y lo malo, llegan solos y cuando quieren.


Comentario: Poncio Emiliano


Volver al menú del Baúl

Volver a menú principal

Ir a la portada de la web