ANCHA ES CASTILLA. Obrar con total libertad. En los tiempos de la  Reconquista, los desolados campos castellanos eran el sitio perfecto  para iniciar un negocio.

EL BAILE DE SAN VITO. Enfermedad  infecciosa convulsiva que afecta a los niños. Se rezaba a este santo,  que también sufrió convulsiones, implorando la curación.

EL CHOCOLATE DEL LORO. Una familia  aristocrática que quiso reducir gastos llegó a la conclusión de que  sólo se podía ahorrar la ración de chocolate del loro.

EL PATIO DE MONIPODIO. En Rinconete  y Cortadillo, de Cervantes, el jefe del hampa sevillana recibía allí a  los nuevos ladrones.

ENTRE PINTO Y VALDEMORO. Hace siglos  en Madrid se bebía vino de las localidades de Pinto y Valdemoro. La  expresión significa estar indeciso (al elegir entre los dos vinos) o  borracho (elegir los dos).

ESTAR A LA LUNA DE VALENCIA. El  dicho se aplicaba antiguamente a la gente que tenía que dormir fuera  de las murallas de la ciudad por llegar tarde.

ESTAR EN BABIA. La comarca leonesa  de Babia era el lugar al que iban los reyes de León a descansar.  Cuando el rey estaba en Babia, no quería saber nada de la  corte.

¡ESTO ES JAUJA! Es el nombre  castellano de un Valle andino conquistado por Pizarro en lo que hoy es  Perú, famoso por su clima benigno y la riqueza de su suelo.

GATO ENCERRADO. Los gatos eran  bolsas para guardar el dinero que se llevaban encerradas, es decir,  ocultas entre la ropa.

IRSE DE PICOS PARDOS. Antiguamente la ley obligaba a  las prostitutas a vestir un jubón con picos o ribetes de color pardo.  

 LA CARABINA DE AMBROSIO. Era un bandolero andaluz del  siglo XIX, tan inofensivo que su carabina ni siquiera tenía  pólvora

LA CUADRATURA DEL CÍRCULO. Famoso  problema irresoluble que, sin embargo, generó en el pasado abundante  literatura.

LA SOPA BOBA. La que daban a los  pobres en los conventos. Hoy, vivir de la sopa boba es llevar una vida  a expensas de otros.

LLEVAR AL HUERTO. Se dice desde que  la Celestina consiguió llevar a Melibea al huerto en que esperaba  Calixto.

LLORA COMO MUJER LO QUE NO HAS SABIDO  DEFENDER COMO UN HOMBRE... dijo en 1492 la madre de Boabdil a su  hijo, cuando éste lloraba al contemplar por última vez Granada, ya en  manos de los Reyes Católicos.

LOS AMANTES DE TERUEL. Leyenda del  siglo XIII que narra el amor imposible entre Juan Diego Martínez de  Marcilla e Isabel de Segura. Varios autores, como Tirso de Molina, la  recogieron en sus obras. Se suele añadir la coletilla "tonta ella y  tonto él".

MÁS "CORNÁS" DA EL HAMBRE. Respuesta  del torero Manuel García, El Espartero, cuando le preguntaban si no  temía arriesgarse tanto en la plaza. Murió de una mala corná.

MÁS FEO QUE PICIO. En el siglo XIX,  Picio fue un zapatero granadino condenado a muerte que, de pronto, fue  indultado. De la impresión, perdió pelo, cejas y pestañas y se  convirtió en paradigma de fealdad.

MENOS LOBOS. Un andaluz llamado  Pinto decía haber visto una manada de l00 lobos. Sin creer el relato,  sus amigos le decían "¡Menos lobos, tío Pinto!". El hombre fue  rebajando la cifra hasta reconocer que sólo había visto la cola de un  animal.

MOROS EN LA COSTA. Divulgaron el  dicho las milicias populares que se dedicaban a frenar los ataques de  los piratas berberiscos.

¡NARANJAS DE LA CHINA! Se usa para  negar lo que otro acaba de afirmar. Viene de la época en que el pueblo  no creía que las naranjas procedieran de tan lejano lugar.

NO SE GANÓ ZAMORA EN UNA HORA. Se  ganó en siete meses. Los que estuvo la ciudad asediada por Sancho II,  que fue traicionado al final por Bellido Dolfos. La ciudad volvió a  manos de la reina Doña Urraca.

PARÍS BIEN VALE UNA MISA. Se supone  que lo dijo el rey francés Enrique IV (1553-1610), en el momento de  convertirse al cristianismo para poder ganar el trono.

PASAR UNA NOCHE TOLEDANA. No poder  dormir, según Covarrubias, porque en Toledo, en tiempo de verano, los  mosquitos persiguen a los forasteros, que no están prevenidos de  remedios como los demás.

PELAR LA PAVA. Una dueña andaluza  mandó a su criada desplumar una pava. Ésta, junto a la reja de una  ventana, lo hacía a la vez que hablaba con su novio.

POR LOS CERROS DE ÚBEDA. Femando III  el santo esperaba a un caballero que iba a ayudarle con sus huestes a  tomar, la ciudad jienense. Este, con pocas ganas de guerra, llegó tras  la conquista diciendo que se había perdido por los cerros.

PONER UNA PICA EN FLANDES. Se dice  cuando algo resulta muy difícil de lograr. En tiempos de Felipe IV era  casi imposible encontrar reclutas que quisieran alistarse en los  Tercios de Flandes y que, por tanto, tomaran la "pica" o lanza de los  soldados.

QUEDARSE SIN BLANCA. La blanca era  una moneda castellana de plata, acuñada por primera vez en tiempos de  Pedro I (1334-1369).

QUIEN FUE A SEVILLA PERDIÓ SU SILLA.  En el siglo XVI, el arzobispo de Sevilla cambió su puesto a su  sobrino, arzobispo de Santiago, que era incapaz de dominar la ciudad  gallega. Cuando quiso volver a su tierra, el sobrino se negó a cederle  su puesto.

ROMA NO PAGA TRAIDORES. En el siglo  II a.C., el cónsul Marco Pompilio sobornó a los enviados de Viriato y  logró matar al rebelde, pero nunca pagó a los traidores.

ROMPER UNA LANZA. Se supone que a  favor de alguien. Así hacían los caballeros en las justas medievales  para defender el honor de otra persona.

SABER MÁS QUE EL MAESTRO CIRUELO.  Célebre preceptor de Felipe II y catedrático de Teología en Alcalá de  Henares.

SALGA EL SOL POR ANTEQUERA. Se usa  para mostrar despreocupación por el asunto. En la toma de Granada, en  1491, se decía como equivalente a "salga el sol por donde salga". El  sol no sale por Antequera, que está al oeste de Granada.

¡SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA! Grito de  guerra español. Se dice que Santiago apóstol dirigió a los cristianos  en la batalla contra Abderramán II. Cerrar, en castellano antiguo, era  embestir, atacar al enemigo.

SE ARMÓ LA DE SAN QUINTÍN. En esta  batalla (1557), el Ejército español entró en Francia desde Flandes y  aniquiló al francés, pero perdió a la vez muchos hombres.

TODOS A UNA, COMO EN FUENTEOVEJUNA.  Como relató Lope de Vega, en este pueblo cordobés la gente se unió  para matar al Comendador, autor de muchos agravios.

¡VIVA LA PEPA! Grito de los  liberales aludiendo a la Constitución de 1812, aprobada el 19 de marzo  (San José), cuando los franceses prohibieron vitorearla en  público.

 


Texto: De autor desconocido.

 

Volver a menú principal

Ir a la portada de la web