LA BIBLIA

 

 

Voy a ofreceros, los capítulos o versículos que me han hecho reflexionar  tras su lectura. Haré algún breve comentario de lo que me han sugerido, tanto como tema de meditación, como consejos obtenidos desde mi punto de vista,  para la vida diaria.

 

 

 

 

Hay quienes piensan, que lo escrito en La Biblia tiene poco valor para los tiempos en que vivimos, que pertenece a otras épocas y culturas, pero la realidad es bien diferente.

La esencia del hombre, no ha cambiado nada, sigue siendo la misma a través de los siglos, y esto será así hasta el final de los tiempos.

En La Biblia, vemos: alegrías, dolor, traiciones, miedos, egoísmos, amor, compasión, en resumen, todos los sentimientos que tenemos hoy en día. Coexisten, fuertes tensiones sociales,  guerras, injusticias y  pobreza, junto a  derroche y prepotencia. 

Pienso, que debemos leer La Biblia con la mente abierta, meditando sobre cada tema que nos presenta, y así podremos comprender mejor sus enseñanzas para aplicarlas a nuestra existencia.

Si lo conseguimos, ella será una verdadera guía en nuestro camino por este atormentado mundo, ya que en cualquiera de sus versículos, encontraremos las respuestas a muchas de las preguntas, que generación tras generación, se hace la humanidad.

 

 

 

 

Voy a comenzar por: La Amistad. Texto que no necesita comentario.

 

LA AMISTAD

La boca amable multiplica sus amigos, la lengua que habla bien multiplica las afabilidades.

Sean muchos los que estén en paz contigo, mas para consejero uno entre mil.

Si te echas un amigo, échatelo probado, y no tengas prisa en confiarte a él.

Porque hay amigo que lo es de ocasión, y no persevera en el día de tu angustia.

Hay amigo que se vuelve enemigo, y descubrirá la disputa que te ocasiona oprobio.

Hay amigo que comparte tu mesa, y no persevera en el día de tu angustia.

Cuando te vaya bien, será como otro tú, y con tus servidores hablará francamente; mas si estás humillado, estará contra ti, y se hurtará de tu presencia.

De tus enemigos apártate y de tus amigos no te fíes.

El amigo fiel es seguro refugio, el que le encuentra, ha encontrado un tesoro.

El amigo fiel no tiene precio, no hay peso que mida su valor.

El amigo fiel es remedio de vida, los que temen al Señor le encontrarán.

El que teme al Señor endereza su amistad, pues como él es, será su compañero.

Eclesiástico, capítulo 6- versículos 5 a 17

Volver a menú principal

Ir a la portada de la web