La Familia

 


La familia tal y como la conocemos en el mundo occidental está enferma, y en muchos casos, muy delicada de salud.

He podido comprobar ese cambio paulatino en mi entorno. Al estar la mujer en el hogar, había alguien que estaba cerca de los hijos, de familiares enfermos o mayores. Al incorporarse al mundo del trabajo, estos colectivos han quedado sin rumbo. Ahora hay que llevar trabajo, casa, cuidado de la familia, etc. Buscando apoyos de guarderías, servicio doméstico, abuelos, residencias, etc. Lo que somete a la familia a innumerables tensiones provocadas por la realización de muchas y diversas tareas que con el tiempo llegan a poner a prueba la resistencia de sus miembros. Si a esto agregamos el egoísmo de algunos de los que la forman, las legislaciones tendientes a facilitar el rompimiento de las parejas, el continuo machacar de los medios de difusión, que por hacer programas, crea un ambiente de lucha de sexos, en lugar de todo lo contrario. Podemos recoger como fruto una institución enclenque y enfermiza. 

Hoy en día, hay muchos hogares habitados por una sola persona, y no me refiero a sólo a mayores, si no a personas en edad de formar una familia, jóvenes y con medios económicos. Hombres y mujeres se muestran reacios en muchos casos a compromisos de pareja, prefiriendo relaciones esporádicas o temporales, pero siempre teniendo la llave de su apartamento en el bolsillo para decir adiós. 

Esta mentalidad, hace que el descenso de la población sea notable, ya que con pocas ayudas y tantas dificultades que crean estas sociedades, se hace poco apetecible el tener muchos hijos. Claro está, no es lo mismo con la emigración de otras culturas, cuya media de hijos es muy alta. El resultado será un cambio social profundo. 

Una familia fuerte, es fuente de seguridad para sus componentes y para la sociedad.

¿Qué ocurrirá en el futuro? En circunstancias normales, no hay vuelta atrás. Sólo en situaciones extremas, podría haber una regresión de su estructura por la necesidad de sobrevivir. El camino que lleva actualmente la evolución de la sociedad, es que desaparezca tal como la conocemos. Que sufra una mutación hacia familias con formas que ignoramos, siendo deseable, que tengan la estabilidad necesaria dada la importancia que tienen como soporte de la sociedad.


Comentario: Poncio Emiliano.


Volver al menú del Baúl

Volver a menú principal

Ir a la portada de la web