Los Cuernos

 


Me había preguntado muchas veces: ¿De donde sale eso de "llevar cuernos"?  Siempre he pensado que se referían a unos buenos cuernos de Toro de Lidia. Pues parece ser que no. Que en sus comienzos, eran unos hermosos cuernos de Alce. Luego, como eso de llevar cuernos es algo cotidiano y de lo más globalizado que recuerdo, aparecieron los del toro en versión española y de América-Latina, e incluso los cuernos con múltiples ramificaciones del tipo cérvido, para aquellos sujetos o sujetas, según la nueva forma de hablar de nuestros políticos e "igualitarios" oradores, en el caso de que no provengan de una relación, si no de varias.


La respuesta a mi pregunta, estaba en un artículo que os muestro a continuación:

En la antigüedad, en los países nórdicos, los gobernadores de las comarcas, por su condición de tal, podían seleccionar a las mujeres con las que deseaban intimar, cuando esto se producía, la puerta de la casa donde se encontraba el gobernador con la mujer, era adornada con unos cuernos de Alce, en señal de su presencia.

Si la mujer estaba casada, su marido mostraba felizmente a sus vecinos el adorno, ya que representaba un orgullo que el gobernador estuviese allí.

De aquí salió la famosa frase: "Te pusieron los cuernos" o "Eres un cornudo", en referencia a esta costumbre nórdica.


Gracias a este texto, podemos comprender mejor lo de llevar cuernos, tan rechazados por "algunos o algunas" en nuestra sociedad,  pero no en la antigua versión nórdica,  que era algo para sentirse orgulloso y caminar con la cabeza muy alta, al estar debidamente coronada.


Comentario: Poncio Emiliano


Volver al menú del Baúl

Volver a menú principal

Ir a la portada de la web