¿Palabras ofensivas en el Diccionario?

 


Había aparecido  una noticia en los medios de comunicación, sobre cambiar las palabras del Diccionario de la Lengua Castellana, porque en estos tiempos, había expresiones que podían escocer a los "corazones sensibles". Por lo visto, como nuestros antepasados debían ser poco humanitarios y algo brutos, nos les importó tenerlas durante siglos.

El diccionario, hay que respetarlo tal y como está. Cada día se van incorporando nuevas palabras, pero hay que dejar las anteriores, nada de tacharlas.

Nuestra lengua es riquísima, y el que tenga dudas, que coja un diccionario de sinónimos, y verá de cuantas formas se puede decir algo. Pongamos por ejemplo, el hecho de que un Sr. es engañado por su Sra., al entregarse su querida pareja al placer carnal con otro caballero. ¿Qué palabras podrían definirlo? Pues: cabrón, cabrito, cornudo, consentido, cabronazo, cornúpeta, etc. Cada uno de estos sinónimos, pueden ser empleados según definan mejor al esposo engañado, ya que no es lo mismo un cabrón, que un cabronazo, los matices son importantes.

Por ello, el Sr. que sepa que es un...eso, no quiero agobiar más a los delicados, no puede, ni debe protestar contra el diccionario, por definirlo con propiedad, si no, asumir con alegría que hay palabras en nuestra lengua, que están especialmente dedicadas a él.

Pero aún más, nuestro idioma es tan rico, que tiene decenas de palabras para esa definición, ya que supongo, que en los países Latinos, habrá otras muchas para definir al que ha sido coronado por  astas virtuales. Hay que tener en cuenta, que los cuernos, aún los llevados con orgullo, son algo internacional.

Dejemos tanta simpleza, y que cada uno asuma lo que es. Y en aquellos casos, en que haya palabras que eran normales hace años,  ahora molesten, que tengan en cuenta, que definen a objetos, actitudes o hechos, que son parte de nuestra cultura, ya que están en ciento de obras literarias. ¿Qué ocurriría si las generaciones futuras, dudan o no conocen el significado de una palabra de un libro del Siglo XIX que están leyendo, porque  el poder le ha hecho caso a la "presión social" de minorías pusilánimes y han liquidado cientos de palabras de nuestro diccionario? Pues perderían la posibilidad de conocer con exactitud lo que el autor quiso decir en su tiempo. Por lo tanto, pienso que todas las palabras deben ser guardadas y protegidas, como una riqueza sin igual, que es nuestra lengua.


Texto: Poncio Emiliano


Volver a menú principal

Ir a la portada de la web