Porno Callejero

 


Una amiga, me envió un correo donde me decía, que había visto por la tele una noticia de algo nuevo, el porno callejero. Estaba escandalizada, y comentaba que si los antepasados estuvieran por aquí, se morirían de nuevo.

Mi respuesta fue la siguiente:

Pues si lo ha dicho la tele...¡Gloria! Ha hablado el Gran Manitú. Porque ha difundido la cultura, el raciocinio, y las buenas costumbres. Si hay gente que no sabe nada, hoy, con la preparación adquirida gracias a la libertad de expresión, podrán ejercitar sus instintos primarios en plena calle, ya que como lo ha dicho la tele, es moda. Como encima, el cuerpo es libre, pues... como los perritos, que no tienen represión sexual, se olfatea, y ñaka ñaka.

Aunque el término es claro, porno callejero, puede tener matices, y dado que no había visto tan importante y edificante noticia, me metí en el buscador Google para alimentar mis deseos de saber del mundo y de la sociedad en que vivo. Me han salido cientos de páginas porno. Pero las he dejado de lado porque son las siete de la mañana y estoy sin desayunar, no es plan de que mi naturaleza reciba en estas condiciones, imágenes que podrían alterar mis sentidos.

Después de buscar con precisión algo que me "iluminase", he visto una página que decía: chicas recorren la ciudad y se acuestan con el que les da la gana. O sea, que sales del súper de comprar leche desnatada, danones bajos en calorías, y te encuentras con una "liberada" que te propone hacer sexo. Supongo que lo harán en algún sitio libre de miradas, pero por otro lado, quizás lo "liberal" sea que te permitan hacerlo en el "paso cebra", aunque en este caso se le podría llamar "paso cabra", con lo que el ejemplo para las nuevas generaciones estará dentro de la tolerancia que tanto nos predican.

Bueno, seguiré informándome, y estaré atento. Quizás que cuando el lunes vuelva al trabajo con idea de "ganarme los garbanzos", no pueda llegar a la oficina, ya que sea requerido para realizar algo que me lleve a estar de moda en el siglo XXI.

No estoy de acuerdo con que las prostitutas estén enseñando sus carnes en la vía pública, pero al menos se ganan el jornal. Pero hacerlo por moda o afición morbosa, sólo denota hasta que punto está embruteciéndose nuestra sociedad. Recuerdo a mis antecesores cuando decían aquellas palabras que tienen aplicación para muchos casos. "Para puta y no ganar ná, mujer honrá".


Texto: Poncio Emiliano


Volver a menú principal

Ir a la portada de la web