¡Qué Lección!

 

 

 

Se ha recibido correo de Mr. Thomas Wallis III, famoso por sus obras publicadas sobre organización y máximo aprovechamiento del personal incorporado al mundo del trabajo.

Se Doctoró en The Claimoth University, dedicándose por entero a sus estudios, obteniendo varios Master y consiguiendo el reconocimiento internacional, al publicar diversas obras donde desarrolla sus avanzadas ideas para racionalizar la producción y la mano de obra necesaria para obtenerla.

Sus enseñanzas han calado tan profundo, que ya algunos países las están poniendo en práctica. Se han realizado pruebas en una plantación de Togulan, con resultados óptimos. Cuando antes trabajaban 1000 personas, hoy gracias a sus teorías, trabajan 50, en unión a una máquina importada de última generación (que no sabe nadie cuando se podrá pagar). Los 950 trabajadores excedentes han pasado a la plaza de la aldea para dedicarse al ocio, pero sin salario alguno, claro, que hay que considerar que este es un problema colateral y siempre habrá alguien que sepa como solucionarlo. 

No sabe español, por ello se le ha traducido el texto que nos envía.  Solo se ha respetado una breve salutación para no quitar ese humanitarismo que le caracteriza.  

     -Mi saludar a espagnolos, que tener very beautiful country. A mi gustar paella, togos y mocho la sangría. ¡Ole! 

     Gracias por sus palabras Mr. Thomas, se ve que conoce profundamente nuestro país. 

     A continuación, el texto enviado por  Mr. Thomas, estamos ávidos de adquirir sus profundos conocimientos.  


Organización de Personal en la Empresa 

Para empezar, os tengo que comunicar que procedo de una antigua familia de cultivadores de algodón, mi padre tiene una gran plantación. Esta se remonta a 1810, en que la adquirieron mis antepasados y después de mejorarla, la pusieron en producción hasta nuestros días.

Pasaron años difíciles en la Civil War, Guerra Civil (hemos querido respetar la fuerza del texto en inglés) de 1861 a 1865, ya que de los 100 capataces y 1.000 trabajadores que existían, se pasó a 150.  No fue un problema, porque se hacía el mismo trabajo y los costes de la empresa se mantuvieron. Antes, a los mil  cien empleados tenían que darles comida, alojamiento y demás servicios. Después como eran hombres libres, se les pagaba y ellos se encargaban de lo demás. El ahorro que se consiguió, sirvió para las reparaciones de los daños de guerra. El estudio de estos datos y hechos cuando era chico, me enseñó el camino a seguir. ¿Cómo con 150 trabajadores se conseguía lo mismo que con mil cien y estos eran más felices? Porque eran libres de irse o quedarse, pero se quedaban, ya que no tenían donde ir,  porque en toda la zona se hacía y pagaba lo mismo.

Mis antepasados, no sabían y estaban obsoletos en llevar la organización de sus trabajadores. Hoy en día mediante estadísticas, informes y utilizando las últimas técnicas, podemos realizar esta tarea de una forma más eficaz, al margen de que en aquella época, el cultivo y kilos de algodón conseguidos fueran superiores a los de hoy, pero no tan científicamente obtenidos. Y al fin y al cabo, la ganancia es aún mayor, ya que se compensa la menor producción, con la acertada inversión de los beneficios en operaciones bursátiles. 

      Ejemplo de actuación:

Tenemos un Parte de Actividades en 10 mesas puestas junto a los lugares de trabajo. Y tenemos 150 trabajadores. 

Cuando un trabajador empieza su jornada, pondremos en el parte: TET-1 Las siglas están claras ¿no? TET=Trabajador está trabajando y es 1.    

Trabajadores de Partes: TEP-R (Trabajador está realizando el parte), siendo R el número de partes o resúmenes que está cumplimentando.

Cuando uno recoge un capullo de algodón: TCA-X (X es el número de pedazos de capullos recogidos).

Cuando un trabajador vaya a hacer sus necesidades: TEE-A (A es el número de veces, que no se tiene que confundir con X, ya que parecería que el trabajador coge capullos de algodón en lugar de...).

Cuando esté de baja por enfermedad: TEF-D (Trabajador está fastidiado, siendo D los días que lleva de baja.    

Y así sucesivamente, es la mar de práctico, se sabe al instante la situación del personal, los capullos recogidos, el uso de los servicios, el tiempo empleado en cada cosa, en resumen, se tiene una visión certera y puntual en cualquier momento de la jornada laboral.

La distribución de personal no sería la misma. Con este método quedaría así:

Enviando datos al Parte

40

Llenando el Parte de Actividades

10

Inspeccionado el Parte

10

Supervisores de los Inspectores

20

Jefes de Parte y Jefes de Supervisores

10

Bajas por enfermedades laborales

10

Personal recogiendo capullos y demás

50

Como se puede observar la actividad realizada por 50 empleados, es supervisada  por otros  90,  con lo que se consigue que el trabajo quede "bien mirado".  

Estos partes quedarán archivados, y posteriormente se llevarán a una Empresa de Informática para obtener las estadísticas que sean necesarias, para realizar un análisis profundo en Dirección.

Así se puede comprobar: si el número de trabajadores TEE (recordad, trabajador realizando sus necesidades), es superior al día siguiente de una fiesta,  podemos deducir que se cometen excesos como: comer, beber, etc., repercutiendo dañinamente para la empresa los lunes o días siguientes a festivos. Para evitar esto, se tomarán de inmediato medidas correctoras, equilibrando los salarios para que disminuya el peligro que supone para la salud del personal tales prácticas, que es lo principal.

Por otro lado, está la cuestión sindical. Esta se realiza de forma satisfactoria con numerosas reuniones y diálogos con sus representantes. Por ejemplo: en la última realizada se planteó la necesidad de eliminar los 15 minutos que se daban en jornadas de mañana y tarde, para fumar un cigarro y relajarse. Se acordó por unanimidad, el suprimir este tiempo, ya que según las directrices de la Organización Internacional de Sanidad y Bienestar, esto perjudica seriamente. Han sido sustituidos, por poner música relajante en los campos mientras se sigue trabajando, para que piensen que están recogiendo piedrecillas de colores en las playas paradisíacas, pero que en realidad siguen recolectando “capullos de algodón”. Además, se les ha dotado de una gorrita para protegerse de los rayos solares perjudiciales, de color azul y con una inscripción que dice: "I want to my company Natural Buds".

Espero que esto os enseñe, cuales son las nuevas técnicas de racionalización de la producción y no estéis  todavía empecinados en procedimientos obsoletos y arcaicos.

Ya solo queda el despedirme de vosotros, quería haceros partícipes de mis conocimientos, para que viváis en un mundo nuevo, moderno, dinámico, con stress a tope, que os permita decir, soy un ciudadano del Siglo XXI.    


Greetings for all my friends.

Thomas 

Nos dice en estas últimas palabras que nos saluda y que somos sus amigos, lo que faltaba, queremos decir, gracias eminente Sr.


Todo lo aquí relatado es ficción, cualquier parecido con la realidad  será  pura coincidencia.


Texto: Poncio Emiliano.


Volver a menú principal

Ir a la portada de la web