Hace algunos días, mientras buscaba ciertas cosas, encontré un pequeño baúl en donde alguna vez guardé mis sueños; lo abrí y me sorprendí. Ahí estaba mi sueño de terminar una carrera y titularme, también estaba mi sueño de viajar y conocer todo el mundo, ganar mucho dinero con un negocio propio era otro sueño.

No podía faltar el sueño de compartir mi vida con esa persona que algún día conocí, tampoco faltó el sueño de tener muchos amigos y ser reconocido en todos lados. Tantos y tantos sueños que por alguna razón no los pude realizar, por mi falta de decisión el tiempo se los comió.

No sé cuáles sean hoy tus sueños, pero lucha por ellos, y nunca permitas que tus sueños del futuro queden solo como recuerdos del pasado.


Nota: Un amigo, me envió este pensamiento de autor desconocido. Es breve, pero encierra una gran verdad, llevamos nuestros sueños, pero nos dedicamos a cumplir con las obligaciones diarias, dejamos para otro momento el realizarlos, si no luchamos por conseguirlos, puede que ese momento no llegue nunca.


Volver a menú principal

Ir a la portada de la web